Madrid, Marzo 2018. Sentado en un despacho con tu compañera de Recursos Humanos y con el Director General de cualquier empresa, te temes lo peor y así ocurre, te comunican que después de alguna decena de años trabajando doce horas al día, que no formas parte del futuro de esa compañía. El mundo deja de girar, el cielo se cae a trozos…el final del túnel esta tapiado. Toda mi vida laboral en el mundo de grandes empresas, toda mi vida teniendo una nómina fija todos los meses (por suerte), en fin, toda mi vida con los ingresos asegurados y trabajando en el día a día, diciendo que “suerte tengo de tener este trabajo y de tener esta calidad de vida”

Día a día vas asimilando, vas pensando que hacer y el camino a tomar y en ciertos momentos recuerdas situaciones, conversaciones, o como fue mi caso, una clase de ingles donde mi profesor y mejor amigo Rohit en uno de los ejercicios de practica me pregunta “a que te hubiera gustado dedicarte? “ a algo que tenga que ver con la Naturaleza y el deporte” le contesto yo.

Empiezas a pensarlo, empiezas a creértelo, empiezas a darle forma, ves el vacío, te agobias porque ya no tienes un físico como a los veinte años, pero te agarras a cualquier tabla de salvación, veo a Nadal, si, a nuestro Rafa, llegar a donde ha llegado a costa de trabajo, sacrificio y como el mismo dice “adaptándose a lo que no puedes hacer y buscando soluciones para poder seguir siendo competitivo” y se me ponen los pelos como escarpias.

Pues bien, aquí estoy , con todo en el aire, sin nada preestablecido y con un futuro desconocido, pero eso sí , exprimiendo la vida y cada momento hasta la última gota  y disfrutando de los pequeños detalles, momentos, como estar en medio del monte a las 11 de la mañana un día cualquiera solo con mi bicicleta tomando fotos, pedaleando a cinco bajo cero sacando el itinerario de una ruta en un pueblecito segoviano o comiendo dos huevos fritos a las cinco de la tarde en una casa de un pueblo de 25 habitantes.

En fin, lo importante es probar, reinventarte, adaptarte a las circunstancias y no quedarte con las ganas, creo que la vida siempre te da a elegir (salvo cuando dejas de existir, que ahí no hay pregunta) y siempre podrás decir sí o no.

Hay que cambiar, salir de tu zona de confort y motivarte para (cuando vienen mal dadas) salir adelante, ganar el set, el partido y no Roland Garrros sino ganar VIDA.

6 comentarios en «Reinventarse o Morir»

  • De que me suena esto?
    Amigo Edu, me encontré en la misma situación en 2009, y esa fue mi actitud. Llegó 2020 y de nuevo lo mismo, pero aun con 12 años mas, mi forma de ser, luchar por los mios, por tener una mínima calidad de vida me hacer seguir en lucha.
    Mucho animo, fuerza y pon todas las ganas.

  • Genial! Una gran iniciativa y necesaria. A día de hoy necesitamos este tipo de servicios, en la naturaleza, te lo dan todo preparado y si necesitas unas camisetas te las hacen.
    Lo recomiendo totalmente!
    Gran trabajo en el pueblo al lado de donde vivo, deseando realizar esa ruta que has preparado. Mil gracias!! Y felicidades por tu trabajo

    • Mucha gracias por tu comentario Barbara, siempre es reconfortante oír este tipo de comentarios, yo también sé que trabajas con cri@s y que lo haces muy bien. Gracias.

  • Grande Eduardo, lo tuyo si que es sacrificio, esfuerzo y tenacidad. Ya sabes que el que siembra termina recogiendo.
    Un abrazo de tu gregario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.